Caso de estudio

Construcción con materiales renovables

La construcción con materiales renovables y reciclables tiene claras ventajas ambientales. Ayuda a disminuir el consumo de recursos no renovables y la generación de residuos contaminantes, cerrando de esta manera los ciclos materiales. En efecto, en lugar de basarse, como la mayoría de los materiales, en la secuencia lineal extracción > fabricación > uso > residuo se basa en un ciclo continuo de reciclaje usando tanto la biosfera como la industria, que evita que los recursos se transformen en desechos. De esta manera se reducen significativamente los impactos ambientales de los materiales, como por ejemplo la energía y las emisiones de efecto invernadero de extracción y fabricación.

Entre los materiales renovables que usualmente se emplean en la construcción -que cobran renovada importancia a partir del reto que la sostenibilidad plantea al sector de la edificación- pueden citarse la madera, las fibras vegetales y animales, la roca, la tierra, etc. Si bien todos ellos comparten un origen natural y por tanto pueden ser considerados renovables, hay que tener en cuenta que esta condición frecuentemente es alterada por las técnicas de fabricación y de gestión empleadas a lo largo de su ciclo de vida, perdiéndose frecuentemente la condición de renovabilidad.

Una madera, por ejemplo, puede provenir de un bosque sobreexplotado, ser tratada con productos sintéticos, adherida químicamente a otros materiales, colocada en obra de manera que no se la pueda recuperar al final del ciclo de vida del edificio y, finalmente, ser convertida en un residuo que se entierra o incinera. O puede, por el contrario, provenir de un bosque certificado como explotación forestal sostenible, ser tratada con productos naturales, vinculada a otros materiales mediante juntas reversibles, colocada en obra de manera que pueda ser recuperada al final del ciclo de vida del edificio, y, finalmente, ser reutilizada, reciclada o compostada. Dos maneras, dos modelos. El primero, de ciclos abiertos y alto impacto ambiental. El segundo, de ciclos cerrados y bajo impacto ambiental.

La lana de oveja, el algodón reciclado, el cáñamo, cuando son gestionados manteniéndose sus características renovables y reciclables, forman parte de las mejores opciones actualmente disponibles para reducir el impacto ambiental de la construcción.
Una de las técnicas más empleadas en construcción con materiales renovables y reciclables es la formación de cubiertas, muros y paredes exteriores e interiores mediante entramado y cerramiento de madera con cámara de aislamiento térmico de lana de oveja a granel y aplicación de barrera impermeable y/o lámina de vapor.
Puede prefabricarse o ejecutarse directamente en obra permitiendo, una vez cumplido el ciclo de vida del edificio, ser recuperados todos materiales para su posterior reutilización o reciclaje.

El proceso de fabricación y montaje es muy sencillo. Una vez formado el entramado de listones de madera según las dimensiones de cada panel, habitualmente conífera de origen local, se procede a la colocación del cerramiento de una de las caras, mediante el atornillado de un tablero o de tablas de madera. En la cavidad que se forma se coloca lana de oveja a granel ya sea manualmente o mediante una máquina de insuflado, en cantidad suficiente para alcanzar la densidad establecida en el proyecto según el valor de aislamiento térmico deseado. La cámara se cierra mediante la aplicación de la segunda cara de cerramiento que puede incluir, en su exterior y/o en su interior, diversas capas de impermeabilización, barrera de vapor y protección frente al viento. La aplicación de un enrastrelado permitirá, posteriormente la fijación del revestimiento de fachada y la conformación de una cámara ventilada.
Se trata de una solución constructiva de grandes ventajas ambientales: mayor aislamiento térmico y menor impacto ambiental que otras opciones.

Tipo de fachada

Transmitancia

CO2 de fabricación

Doble hoja cerámica ventilada, aislamiento sintético

0,51 W/mºK

62,2 KgCO2/m2

Bloque de termoarcilla con aplacado ventilado, aislamiento sintético

0,36 W/mºK

66,6  KgCO2/m2

Madera estructural con aplacado exterior ventilado, aislamiento natural

0,30 W/mºK

-50,8* KgCO2/m2

Fuente: Factor 10. SaAS www.saas.cat

*Se considera la absorción de CO2 durante la etapa de crecimiento del árbol del que se extrae la madera.

Ficha técnica
Obra: Vivienda unifamiliar
Localización: Cataluña
Arquitecto: Josep Bunyesc
Año de construcción: 2009
Imágenes: Josep Bunyesc